El Pontevedra arranca al ritmo del Hai que Roelo

| | , , ,

Para definir la plantilla del Pontevedra CF 2022/23 es obligado utilizar la palabra continuidad. En un verano que comenzó a ritmo pausado, trabajando casi de puntillas, la dirección deportiva encabezada por Toni Otero acabó acelerando estas últimas semanas para obsequiar a Antonio Fernández con esas piezas que, teniendo como base el conjunto de jugadores que logró el tan ansiado ascenso, pudiesen engrasar la maquinaria para elevar un peldaño más el nivel general de la nave granate.

La continuidad, no obstante, faltó en el inquilino del banquillo: Ángel Rodríguez, ideólogo y artífice de un equipo que fue por juego el mejor de su liga particular, con una diferencia notable respecto al siguiente, abandonó Pontevedra con un regusto amargo; con un aroma a polémica flotando en Leonardo Enríquez. Los tiempos marcados por la directiva, nuevamente, parecieron llevar parte de culpa, como así dejó entrever Otero.

Sin embargo, el propio Toni Otero, tras unas negociaciones con el San Roque de Lepe que se tradujeron en un traspaso sin compensación, maniobró para traer a un sustituto de garantías, un hombre que podemos llamar de la casa: Antonio Fernández Rivadulla. El director deportivo, consciente del perfil de los futbolistas en nómina, así como de la necesidad de seguir con el estilo que hizo al equipo campeón, apostó por un técnico que, en su presentación, admitió llegar para dar continuidad al trabajo de Ángel, pero con matices.

Sin entrar a describir el fútbol de Antonio, pues este es un artículo más enfocado a los fichajes, cabe reseñar que se trata de un entrenador con un gusto por el fútbol netamente ofensivo. Salir tocando desde atrás, inyectar un ritmo alto de circulación, combinar por medio de triangulaciones buscando al hombre libre, mover el esférico de lado a lado o presionar tras pérdida, en campo contrario, son rasgos esenciales de su estilo. Pero, a diferencia de Ángel, con una preferencia por los extremos, importantísimos en su idea de juego. Puede que sea esa la principal divergencia con su antecesor: el rol clave que juegan los extremos en ese fútbol vistoso, atrevido, dominador. Si la temporada pasada veíamos como la idea principal era jugar por dentro, siendo los jugadores de banda un apoyo para que el balón retornase hacia dentro antes de buscar finalización, este puede ser el año de los extremos. Oier, Rubio, Álex… serán fundamentales en los planes del técnico.

Como fundamentales serán, en los planes de Antonio, las incorporaciones. Entrando ya en ellas, no seguiremos un orden cronológico, sino por demarcación.

Viktor Nikolov

Los últimos serán los primeros. El búlgaro, internacional Sub-21 con su Selección, es el fichaje más reciente. Se trata de un portero de gran envergadura (1,91cm) que no viene de dejar buenas sensaciones en el filial del Getafe. Destaca bajo palos debido a sus grandes reflejos. Sin embargo, baja un poco el nivel por arriba. Lo definen como un portero de momentos: su 21/22 fue muy irregular, alternando buenas actuaciones con otras no tan positivas. Le cuesta jugar con el balón en los pies, puede que sea su principal carencia.

Ángel Bastos

Un viejo conocido del fútbol gallego, con experiencia en Segunda División. Un fichajazo de Otero. Jugador de rendimiento inmediato que se puede acoplar, como viene haciendo en pretemporada, en ambos laterales. Jugador muy físico, con pulmón, capacidad para repetir esfuerzos y con recorrido a lo largo de la banda. Incombustible y trabajador: técnica defensiva impecable y capacidad para incorporarse con rapidez al ataque. Completo. Será clave.

Luis Martínez

Un central zurdo de 28 años que pudo incorporarse, en su momento, al primer equipo del Betis. También se estudió una cesión a la Liga Smartbank. Central fortísimo y agresivo, dominador en el juego aéreo y con buena colocación. Le gusta arriesgar con el balón. Temporada inmensa en el ascenso a 1°RFEF, el pasado curso bajó un poco su rendimiento, como el resto de sus compañeros. Tuvo algún que otro fallo de concentración con las marcas. Sin embargo, se trata de una incorporación estratosférica que llegó a capitán del Betis Deportivo.

Muy querido en tierras andaluzas. Jerarquía y mando para organizar la línea defensiva. Otra característica importante, que considero primordial en los centrales granates, es que sabe defender con el equipo adelantado, situado en campo contrario. Es capaz de corregir a campo abierto y apagar los fuegos derivados de una línea defensiva adelantada, como ocurría a raíz del juego ofensivo del filial bético.

Momento de paréntesis. Es fundamental acertar con el central Sub23 que falta por llegar. Debe poseer esa característica: rapidez y capacidad para defender a campo abierto, pues se prevé un conjunto granate que, en reinicios o en momentos de presión tras pérdida, situará el bloque muy arriba. Está por ver, en este sentido, cómo se encuentra Churre, a nivel de rapidez y capacidad para ejercer de pegamento, fruto de una línea defensiva situada en campo rival.

Mario Ortiz

Mario Ortiz

Jugador experimentado, de 33 años, que viene, en mi opinión, a ocupar el rol de Javi Rey. El rol en cuanto a minutos y peso en el equipo, pues no se trata, para nada, de jugadores con perfiles similares. Ortiz, con experiencia también en la Liga Smartbank, es más un mediocentro organizador, con capacidad para aportar en la posesión, inteligente tácticamente, con cadencia en el pase y buena toma de decisiones.

Recuerdo hablar de él en términos de un cerebro capaz de dirigir y repartir el juego con clase, además de contar con un buen pulmón. Esto último cabe dejarlo en cuarentena, debido a la edad.

Es interesante la entrevista realizada por Xurxo a Mario en Diario de Pontevedra, para conocer un poco más acerca de Mario. Deja claro que viene con ganas de reivindicarse y confiesa que la pasada campaña lo ficharon con la falsa promesa de desplegar un juego ofensivo, algo que finalmente no ocurrió y repercutió en su rendimiento. Por otra parte, Xurxo le pregunta acertadamente sobre su posición, a lo que responde: «Durante mi carrera, he jugado más de ‘8’. Pero no tengo problema en ser ‘6’. Dependiendo de con quien juegues al lado, deberás defender más o podrás tener más libertad. Me encuentro cómodo de las dos maneras. Me puedo adaptar a cualquiera de los roles. Vengo con una fe ciega de encontrarme con un año en el que vuelva a ser yo».

Borja Domínguez

Borja Domínguez con el Pontevedra CF

Qué decir de Borja que no se haya dicho ya. Aquella media temporada quedó grabada en la retina de los aficionados. Otro buen pelotero para el centro del campo con mucha calidad en su pierna zurda. Director de orquesta; desde que llegó en aquel invierno no tardó ni dos encuentros en sacar la batuta y armar los ataques granates. Fundamental, así mismo, para iniciar la jugada limpia, a veces incluso arriesgando más de la cuenta. Pausa, inteligencia y creatividad a raudales, atributos sumados a su capacidad para llegar al área rival (buenas cifras goleadoras a lo largo de su carrera). Vital en jugadas a balón parado gracias a su guante. Román, Yelko, Brais, Bakero… jugadores que devuelven el precio de la entrada. Fútbol Champagne en Pasarón.

Libasse Guèye

Extremo izquierdo de casi 1,80 cm, zurdo. Viene a aportar fondo de armario ocupando una ficha Sub23. Destaca por su velocidad, potencia y buena técnica con el balón en los pies. Puede jugar por la derecha. Aporta profundidad, cuenta también con un buen dribbling en el uno contra uno y es un jugador explosivo para salir rápido en transiciones. El verano de 2021, pasó un periodo de prueba en Paterna donde convenció a los técnicos del filial valencianista. El problema fue que ocupaba ficha profesional y por aquel entonces el Valencia Mestalla no podía acometer su fichaje por espacio y temas burocráticos. Se incorporó en invierno aunque no llegó a debutar con el filial. Hay que ver cómo le queda la categoría, pero puede ser un buen revulsivo.

Jon Bakero

Hijo del mítico Jose Mari Bakero. Otro jugón en las filas de Antonio Fernández. Su corpulencia (1,91cm) se contrapone a la clase que atesora en sus botas. Siempre es un placer para la vista un jugador de esa altura que se maneja tan bien. Buen trato de pelota y una sublime visión periférica del juego. Mediapunta, pero viene jugando de falso «9» algún que otro partido, también ayudado por sus características. Se asocia a la perfección en pocos toques, traza paredes con sus compañeros… un buen socio para avanzar combinando.

Además, viene mostrando tanto en Estados Unidos como en Bulgaria unas buenas cifras de goles. Por lo que se puede ver de él, define a la perfección, no se pone nervioso. Juega con una serenidad y una jerarquía llamativas.

Como conclusión, podemos titular el mercado del Pontevedra, a falta del central Sub23, como «Lento pero con buena letra». El verde es el que manda, pero, a priori, las nuevas piezas elevan el nivel de la plantilla para hacerla más competitiva y, sobre todo, aportan un buen fondo de armario, lo que más se echó en falta la pasada temporada. Ya en el apartado personal, me hubiese gustado otro centrocampista de perfil más defensivo o más físico, para dar descanso o complementar a Román. Mi principal incógnita en torno al nuevo desafío radica en el ritmo de esta categoría, mucho más alto que el de la 2°RFEF. Como bien apuntó Antonio, su escuadra, casi con total seguridad, pasará un periodo de adaptación a las nuevas exigencias de una Liga atractiva, con grandes rivales. Exigente, compleja, como el propio reto.

La plantilla está compensada y parece que nombres como Oier Calvillo han decidido dar un paso adelante para demostrar todo su potencial. La velocidad y el excelentísimo golpeo del vasco prometen regalar muchas sonrisas en Pasarón, además de surtir de balones a los Charles y Rufo. Dos delanteros con hambre y ganas de golear en 1°RFEF. Además, la versatilidad de Bastos o los hombres de centro del campo hacia delante, como así dejó ver Antonio en pretemporada, será otro punto fuerte del equipo, que tratará de convertir Pasarón en un auténtico fortín. La primera batalla aguarda. Antonio y sus soldados están preparados para afrontar, con ilusión y desde la humildad, una campaña que les obligará a dar lo mejor de sí.

La hinchada espera impaciente.
Con el Hai que Roelo como bandera.

Anton Lueiro

Antón Lueiro. HQR como filosofía. Creador de Fútbol en Largo; opinión e información sobre la actualidad granate. Autor del libro «La Fórmula Bordalás»

Anterior

Así son las nuevas equipaciones del Pontevedra CF para la temporada 2022/23

🏆 Vota por los mejores ante el Alcorcón en Pasarón (1-1)

Seguinte

Deja un comentario