Análisis de los fichajes del Pontevedra CF (Parte II)

| | ,

Jaime Iglesias es un fiel seguidor granate viviendo a más de 1.500 Km de Pontevedra, en Lanzarote, es uno de los tuiteros granates con más conocimiento de la Segunda B. Esta es la segunda parte de su análisis sobre los fichajes del Pontevedra CF como firma invitada. Lo podéis seguir en Twitter en su usuario: @jaimeiglesias_

Esta es la segunda parte del análisis de los fichajes del Pontevedra. La primera la puedes encontrar en este enlace

Adrián Cruz. El canterano tiene algo que no demasiados jugadores de la plantilla tienen: versatilidad. En una temporada atípica, exigente y donde todo se juega a lo que conocíamos como una vuelta, la adaptación a otros puestos será fundamental. No sobra ninguna ficha. Muchos clubes están firmando, como premisa base, la doble función de sus fichajes. En un contexto de pandemia se están curando en salud formando plantillas muy versátiles para salir de la manera más exitosa en caso de brote en algunos de éstos equipos. Cruz puede jugar en las tres posiciones del centro del campo y eso tiene más valor en la situación actual.

Con Borja Martínez estoy muy expectante. Es uno tipo de centrocampista con el que disfruto mucho pero que me despierta preocupación ante una afición como la nuestra. Un jugador elegante de los que hacen correr el balón y en Pasarón gustan los futbolistas que corren con balón. Espero que no pero como tenga dos pérdidas o dos malas entregas intuyo malas caras en el respetable. Llega en un momento de su carrera, por edad y aspiraciones y dimensión del club al que pertenece, como para reivindicarse y coger ésta oportunidad con todas sus fuerzas. Me espero cualquier cosa de él.

Oier y Óscar. Después de mucho tiempo tenemos dos jugadores específicos en el costado derecho. Importante tener futbolistas por fuera como ellos dos para jugar con dos puntas. Oier será titular con total seguridad, un jugador en crecimiento que ha hecho un gran año en el filial de Osasuna sin ser sub23. Por lo visto en redes, es el fichaje que más ilusión ha generado tras Charles. Soy un poco más cuidadoso pero igualmente ilusionado. El Pontevedra siempre ha tenido buenos jugadores en banda y con Oier sigue siendo así. Un jugador que abrirá mucho un campo ya de por sí grande como Pasarón, que provocará espacios por dentro, dinámico, rápido, que siendo diestro tiene muy buen dominio de las dos piernas, con mucha personalidad y que sin ser un delantero como tal tiene calma para definir. El único ‘pero’ que le encuentro es el cambio de chip del jugador. Primera vez que sale de un filial y lo hace para firmar en un club histórico que ha hecho una apuesta muy importante. Viene de jugar en un equipo recién ascendido, sin presión y en un ambiente joven. De entrenar durante años en instalaciones de entrenamiento de Primera División como Zubieta o Tajonar que poco se parecen A Xunqueira y demás. El cambio no es pequeño.

Pontevedra CF entrenando. © PontevedraViva

Óscar viene en otra dirección: su carrera va de más a menos. No me despierta ninguna ilusión su fichaje y sin ser muy duro con el jugador y con la temporada aún por descubrir, no le veo una gran aportación. Su mayor cualidad es la velocidad pero también es un gran defecto. Muchas jugadas que saca ventaja en velocidad y realmente son peligrosas acaban en nada por una mala elección, precipitarse y mala ejecución. Creo que al jugador le falta pausa y un poco de calma en últimos metros. Impetuoso. Otro punto a favor que le puedo encontrar, más allá de que pueda ser un buen revulsivo, es que ante una plantilla carente de versatilidad como comenté anteriormente, puede que Óscar recupere en Pontevedra parte de su pasado de aquel joven canterano del Racing que jugaba en punta. Como a otros, me cuesta verlo en un equipo con las aspiraciones del nuestro. El tiempo dirá. Entiendo que para él es una oportunidad para demostrar por qué el Alcorcón lo firmó cuando era jugador del primer equipo y jugaba con asiduidad en el Racing siendo sub23.

Con Jorge Fernández sí hemos firmado a un jugador para varias posiciones, mínimo dos, y a partir de ahí puede cumplir en un par o tres más. Tiene muy buen golpeo con su zurda y con experiencia en la categoría. Me espero una gran aportación suya para competir, para saltar desde el banquillo y que influya notablemente en el verde a lo largo del partido y para ofrecer alternativas en diferentes roles y posiciones. Su presencia enriquece la plantilla. Lo veo mejor por dentro, como diez, o tirado a banda derecha; es decir, en posiciones donde pueda dar rienda suelta a su velocidad con balón y conducir evitando el choque del rival. Es técnico pero no tiene altura. En izquierda me costaría verlo más e intuyo que se convertiría en un buen lanzador, un mero asistente para los dos animales de arriba. El balón parado debería ser suyo.

Rufo y Charles. Este Pontevedra mejora de atrás hacia adelante desembocando en el mejor tándem de delanteros de la categoría. Pudo sonar exagerado cuando afirmé que teníamos al mejor delantero de Segunda B (Rufo) y el mejor de Segunda A (Charles). Lo pienso de verdad y no me escondo. Viendo las últimas alineaciones de Liga SmartBank, Charles sería titular en el noventa por ciento de los equipos, analizado con objetividad. En una categoría tan perra como la Segunda A, para mí, también lo sería en el Espanyol de Raúl de Tomás y en el Girona de Stuani pero en veinte de los veintidós equipos, estoy seguro que sería de la partida. Otra forma de valorar la magnitud de Charles es por goles, ¿cuántos habría hecho en Segunda A de haber firmado allí? Estoy seguro que más de veinte. Pues está con nosotros, en una categoría por debajo de Segunda. Y si el Pontevedra estuviese en Tercera no tengo la menor duda de que igualmente estaría aquí. Charles ha sido lo mejor que le ha pasado al Pontevedra tras el ascenso de dos mil cuatro.

Y con él, Rufo. Un delantero que con el Inter de Madrid fue máximo goleador de la categoría e hizo de ése equipo un aspirante a PlayOff. Ahí están los números del Inter sin él. Un año antes decidió ser el mejor compañero de Rubén Ramos y haciendo un trabajo sucio en beneficio de su amigo, le hizo brillar y que en diciembre acabó firmando por el Castellón, hoy en Segunda.

No sé de qué manera pero Rufo y Charles encajarán. Desde el punto de vista de un entrenador es sensato que busque velocidad de balón por dentro, encontrar salida hacia fuera y bombardear el área rival a centros para encontrar el remate de los dos tiburones. Lo que es más probable es que la relación de ellos dos determine lo que se hará. Charles no es el jugador que fue en el Pontevedra, sino que es un nueve, un rematador. Y Rufo puede que haga un trabajo parecido al que hizo en el Inter con Rubén Ramos o, tal como me lo imagino, tenga un pique sano consigo mismo y demuestre lo que vale al lado de un jugador que es una leyenda en activo.

Lo que tengo muy claro es que el Pontevedra 20/21 se ha construido de adelante hacia atrás. Y creo que se nota demasiado. No lo digo en tono de crítica, de hecho pienso que es natural haberlo hecho así. También pienso que Imanol es un buen pegamento en caso de que se pueda partir el equipo.

Ocurre que cuando alguien que vuelve a casa después de tanto tiempo enseguida nota los cambios y es probable que éstos no sean de su agradado, en gran medida. Pienso que la afición juega un papel fundamental. Que, en la medida que sea posible, acudamos al estadio con gran conciencia y responsabilidad para demostrar que estamos ahí. Que si no nos fallan, nosotros tampoco fallamos y el Señor Charles Días no le ha fallado al Pontevedra y sería recíproco devolverle el cariño y pagarle con algo que más valioso que el dinero. Que la realidad, en ésto, supere su recuerdo y sus expectativas.

Anterior

Análisis de los fichajes del Pontevedra CF (Parte I)

El Pontevedra 1-2 Depor en la prensa

Seguinnte

Deja un comentario